domingo, 9 de febrero de 2014

El sol desnudo (1957). Isaac Asimov

Con la presente entrada prosigo la reseña de las novelas de la saga de Los Robots que merece la pena leer. Que como ya dije cuando reseñé "Bóvedas de acero" hace unos días, son las cuatro que la constituyen. En este caso le toca el turno a "El sol desnudo", la segunda novela de la saga tanto en orden de publicación como en orden de lectura. Y que en mi opinión es ligeramente superior a su predecesora y, por consiguiente, la mejor novela de la primera época de la saga. Voy a intentar argumentarlo.

Antes que nada debo señalar que en este caso más que de una novela de una saga se puede hablar de una continuación en toda regla. Porque poco después de resolver el caso que se les presentó en "Bóvedas de acero", la mítica pareja protagonista (el detective Elijah Baley y el robot R. Daneel Oliwav) viaja a Solaria para investigar el asesinato de Rikaine Delmarre. Solaria es uno de los cincuenta mundos colonizados por la humanidad, y tiene unas características que lo hacen perfecto para que Asimov relate en él una estupenda historia, y además aderezarla con multitud de reflexiones: es un mundo limitado a sólo 20.000 humanos, rodeados cada uno por una inmensa cohorte de robots que se encargan de hacer todas las tareas rutinarias. Por esta razón el contacto entre humanos es muy escaso y el número de sospechosos en caso de asesinato muy limitado. Asimismo, como su título indica, es un planeta que carece de las bóvedas que cubren las ciudades terrestres en el futuro planteado por Asimov, lo que obliga a Bailey a lidiar con su ya conocida agorafobia y hacer frente a los peligros de un hábitat no controlado por los humanos.

Debo prevenir al lector que la novela es de tal calidad que, contrariamente a lo habitual en el Buen Doctor, ese aspecto pesa más que su capacidad de entretener. No quiero decir con ello que sea una novela aburrida, pues no lo es en absoluto, pero en mi opinión sí queda claro que Asimov prima la reflexión sobre el entretenimiento. Así, aunque inicialmente plantea el crimen con el que va a dotar a su novela del habitual elemento de misterio, en lugar de centrarse en las pesquisas detectivescas va ampliando sus pretensiones especulativas mediante la profundización en el verdadero protagonista de la novela: el planeta Solaria. Así, en los primeros capítulos hace algo más que un esbozo de este planeta, recreándose en los condicionamientos sobre los seres humanos que lo habitan. Se trata de una brillante especulación sociológica, tecnológica y hasta filosófica, tanto que por una vez en Asimov muchos personajes son más importantes por lo que piensan o lo que sienten que por lo que hacen.

En contrapartida a tan brillantes reflexiones, la relación entre Baley y Daneel, pilar fundamental de la saga, pasa un tanto a segundo plano, y la sucesión ininterrumpida de capítulos en los que la investigación va avanzando sin acontecimientos inesperados, pueden provocar una cierta lejanía del lector. No obstante, como es habitual en la primera época de Asimov no es una novela larga, y además la amena prosa de Asimov (centrada en sus habituales diálogos), el profundo análisis de las limitaciones de la Primera Ley de la Robótica, y la excelente estructuración habitual de los capítulos (de hecho el título de todos los capítulos comienza con "Donde se...") ayudan a mantener el interés.

A pesar de que como digo la novela funcione a dos niveles separados (el meramente argumental y el especulativo), el final está a la altura de lo esperado: para deleite del lector volvemos a tener las interpretaciones contrapuestas de Daneel y Baley, la confesión del especialista en robots Jothan Leebig, la revelación final de la participación de la esposa de Delmarre (Gladia) en el crimen... Pero sobre todo las reflexiones filosóficas de altos vuelos, en especial sobre el decadente modo de vida de Solaria y la condena que supone para todos los seres humanos a menos que decidan volver a interactuar y cooperen en aras de la innovación.

Les espero en mi revisión de la siguiente entrega de la saga.

1 comentario:

  1. Buscando reseñas de novelas de ciencia ficción me he encontrado tu blog y me lo he leído completo. Además me hago seguidor ahora mismo.

    Estoy descubriendo a Asimov, y esta novela y la anterior me han impresionado por la mezcla de género negro policiaco en el espacio futurista. Muy recomendable. Ahora me toca Robots del amanecer.

    Gracias por las recomendaciones de libros. ¿Podrías con el tiempo reseñar algo de John Wyndham, Clifford D. Simak y las sagas que tiene William Gibson? Gracias.
    Saludos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.